El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

El arte de disimular ante los problemas


miedo Yo también me niego a llamar a la situación actual CRISIS, o al menos me resisto a la coletilla “económica”, estamos en la situación posterior a la “fiebre del oro” inmobiliario, es necesario unos meses de cama y luego, vuelta al trabajo.

Me sorprende y me sonroja la cantidad de expertos y opinadores incluidas algunas autoridades, que en estos días no dejan de lanzar opiniones sibilinas de la actual situación y la que ellos creen que se avecina, todo ello cuando ya la evidencia los relega al ridículo y al oportunismo.  ¿donde estaban cuando la vox populi opinaba que los precios y los pisos y los tomates y la especulación estaban tomando un rango peligroso?

Sencillamente no estaban o estaban distraídos subidos en el carro de la fortuna y negando la evidencia.

Los precios del petróleo y la situación medio ambiental son causas mundiales, las dos provocadas y alentadas por las economías occidentales, por sus grandes operadores, y mientras alguien o muchos, se estén enriqueciendo, esas dos causas no se van a frenar, al menos de forma razonablemente ordenada.

Echarle la culpa de la crisis española a la falta de liquidez del mercado americano y a la escalada de los precios del petróleo, es simplemente DISIMULAR Y ECHAR BALONES FUERA, nuestra situación tienen su origen en una gota de agua, la que colma el vaso de la paciencia y aguante del consumidor nacional.  Los abusos de los mercados, la avaricia, el despotismo económico, la caída de los salarios, el permanente ajuste del euro al múltiplo superior en los precios, y sobre todo la inoperancia de quien tiene que poner coto, hacen que la situación sea TIPICA Y MUY NACIONAL.

 Que hacemos para paliar la difícil situación de desconfianza del consumidor:

  • Subimos los tipos de interés (dicen que para frenar los precios, los países productores del petróleo se parten el pecho de risa y de iggggnorancia).
  • Para ayudar a frenar los precios y dar confianza subimos la tarifa de la luz (las pobres eléctricas ganan poco dinero) y de todos los servicios básicos.
  • Eso si, congelamos los sueldecitos de los numerosos altos cargos.
  • Ponemos el Canon de la SGAE a todo lo susceptible de ser grabado.
  • Damos confianza a las pequeñas empresas con burocracia y reglamentación imposible de asimilar.
  • Dejamos que el mercado se acomode por su cuenta, el débil es devorado y el gordo engorda mas.

Hay una alternativa al quedarse quieto y es quedarse también callado.

julio 4, 2008 - Posted by | Montañas, Piedras, Politica, Ripollet | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: