El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

El olvido

el-olvidoEl tiempo pasa, los minutos se amontonan sin espacio, sin apenas verlos llegar,  la oportunidad que estaba a nuestro lado, cansada, decide marcharse.

No encontramos el camino, tampoco recordamos que nos motivo a ponernos en marcha y también desconocemos cual es nuestro destino, solo sabemos que no llegamos a tiempo, la duda y el miedo nos traicionan, no sabemos cual de los caminos elegir, la brújula de la razón nos niega una oportunidad, su norte esta perdido. Posiblemente tampoco sirva de nada, cualquier camino sirve para no llegar a ningún sitio, y ninguno es bueno para estar parado.

Algunas situaciones tienen el poder de inmovilizarnos cuando más necesitamos andar, y estar quieto a veces no significa permanecer en el mismo sitio, en ocasiones es volver atrás, retroceder a espacios ya andados.

Es el, el olvido, de nuestro pasado, de nuestros fracasos, de nuestros amigos, de momentos, de paisajes de nuestra memoria, de surcos de nuestra vida pisoteados por donde corría el agua, y es el olvido, pero su otra cara,  el que nos recuerda que aun quedan caminos y es necesario moverse y andar.

Anuncios

abril 20, 2011 Posted by | Sisifo, Sueños | , , , , , , | Deja un comentario

nuestro reloj ¿de arena?

reloj de arena rotoCuando hace algunos años, aún era muy joven, me resultaba imposible imaginar la vida sin todo aquello que siempre me había rodeado, gente, calles, paisajes, familiares, amigos…todo debía de permanecer inalterable menos el mal tiempo, no podía ser de otra manera, lo contrario era agresión, sin duda ese era el deseo, y la mayoría de las veces la voluntad.  Dejar nuestras cosas, nuestra vida, por el camino no ha sido, o es, agradable,  y muchas veces resulta un infierno.  En el camino realmente no dejamos nada, “unas” las perdemos y “otras” nos las quitan, yo soy más de perder, aunque es considerable también lo quitado.

Se pierden muchas partes por el camino, pocas permanecen inalterables por mucho tiempo.  Pero lo precipitación del tiempo hace que el dolor no sea tanto, sucede como en los aviones, antes “low cost”,  desde que despegabas hasta llegar al destino te mantenían distraído para evitarte pensar en el miedo a volar.  Algo similar debe suceder con las cosas que perdemos, las azafatas de nuestra memoria nos entretienen para no darnos cuenta, y cambiar de un destino a otro sin demasiado dolor, sin darnos tiempo apenas a percibir el cambio.

Vamos ocupando lugares diferentes y si miramos a nuestro alrededor, las referencias van cambiando, y posiblemente ha de ser así, como símbolo de vida, el chascarrillo es ver sentado a un político más de 20 años en la misma poltrona, puede ser un síntoma o un símbolo de podredumbre.

Sin embargo, si hay algo que permanece inalterable, son, antropológicamente las raíces o metafísicamente nuestra naturaleza humana.  He visto a mucho mono vestirse de seda y no parecer otra cosa que mono, pero es cierto que la seda hace al monje ante los demás, si la seda es buena incluso se puede engañar y esconder al mono.  Pero lo que debemos saber todos es que el mono esta ahí.  Seguro.

En definitiva, el tiempo tiene una gran ventaja sobre nosotros, a el no le preocupa, para nada,  la cantidad de arena que tiene o le queda al reloj.  El desierto es suyo.

marzo 1, 2011 Posted by | Aires | , , , , | Deja un comentario

Cuando éramos niños

tapazollisevenskyejp5 Hace tiempo, mucho tiempo, cuando éramos niños o tal vez niñas y, la inocencia estaba en nuestro cuerpo, como están los ojos, sucedían cosas que de vez en cuando vienen a la memoria rastreando el camino, un recuerdo que no ha perdido su validez, algo que forma parte de nuestra vida.

Son muchas las cosas que cualquiera puede enumerar, la lista de relatos se haría longuísima e innecesaria a todo aquel ajeno a ellas.  Pero tal vez en cada una de nuestras vidas exista una o varias historias que valga la pena contar.

abril 23, 2008 Posted by | Aires, Sisifo, Sueños | , , , , , , | Deja un comentario

El hermano de camino me contó dos o tres cosas

bifurcacion Estoy planteándome seriamente dejar de comprar el diario o comprarlos todos y ver cada día si en alguno coincide la inquietud de la calle con la inquietud de los políticos, pero supongo que no es un problema de los diarios (que también) sino de los otros, y no me refiero a los toros ni a los cabestros.

Ciertamente con un poco de lectura critica o simplemente no dando nada por bueno aunque lo diga el diario, se observa día tras día, que hay un mundo de jauja en el que vive la clase política y su corte y un mundo real, quizás un poco más duro y menos exquisito en su formación pero real y extenso, sobre todo extenso.

Mientras los unos les ríen las gracias a los otros y se dedican todos con mucha solemnidad a marear la perdiz, consumiendo las horas y las horas, las paginas y las paginas y las portadas de los partes informativos y telediarios, en decidir que pelan si una patata gorda o dos menudas, y en como se parte y reparte el pastel, siempre están atareados en sus cosas, unas veces por las elecciones, otras por los estatutos, otras por el supremo, otras por el ave, otras por que unos ven crisis donde otros solo recesión pasajera y todos, practicando la política del avestruz y esperando que los problemas ignorándolos se solucionen solos o con un milagro.

Quiere decir esto que no funciona nada, en absoluto, la administración trabaja, y en ocasiones y en sectores, ciertamente muy bien y hay que felicitarla. Es posible que tan solo sea un excedente de estrellas lo que no nos deje ver el firmamento.

Como decía mi hermano de camino: mi novia se llama estrella y tiene un firmamento solo para ella.

marzo 27, 2008 Posted by | Aires, Montañas, Piedras, Politica, Realidad, Ripollet, Sisifo | , , , , , | Deja un comentario