El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

saturación de incompetencia y academicismo

hipoteca2 Dos cuestiones me sorprenden sobremanera estos meses, una es la avalancha de dimisiones de los responsables materiales de la crisis y los responsables de proveerla y anticipar medidas, y la otra son las opiniones de los “ingenieros” sociales del oportunismo, “ingenieros” acomodados en el sueldo abultado y trabajo fácil y de tantos gurús agradecidos por los bollos del poder.  Sus ideas son geniales, destacaré la del presidente de Fomento de pagar la sanidad, él propone pagar el menú, talento para momentos de crisis no falta y eso es de agradecer.  La Generalitat también colabora subiendo el sueldo a sus funcionarios en un 7,5%,  una falta de consideración grave para todos aquellos que están perdiendo sus trabajos y su fuente de ingresos, como si en estos momentos fuera poco mantener el trabajo y además por vida.

Hablando de la Generalitat y su limitado presupuesto presentado para 2009, solo comentar los 17.300 millones de pesetas del Departamento de Presidencia y los 44.741 de la Vicepresidencia, son 62.041.000.000 millones de pesetas en total.  No entraré en desgranar su utilidad para no estropear la cordialidad que pretende mantener este humilde escrito.

Cuando la economía real es tan testaruda y clara en su mensaje, sorprende la desmesurada atención que se le presta al mercado de valores, que no deja de ser un mercado puramente especulativo e irracional en momentos de cirisis y se aparta la mirada del mercado de abastos, que si nos afecta a todos, la bolsa como guía de la economía es una mentira aceptada pero no comprendida.  Otro factor que sorprende hasta producirme urticaria es la inutilidad de la obsesión por la inflación y su pretendido control mediante los tipos de interés, academicismo puro y barato, inaceptable en una situación como la actual.  Vaya por delante que la inflación estructural como la que sufre España es consecuencia de la reglamentación y las trabas administrativas, un corsé a la productividad y la competencia solo subsanable con el aumento de precios y su consecuente falta de competitividad y el otro factor son los precios de las materias primas.

INSISTO HAY QUE BAJAR LOS TIPOS DE INTERES YA Y DE FORMA CONTUNDENTE, HASTA NIVELES DEL 2% Y ARREGLARLE LA SORDERA AL SEÑOR TRICHET.

Los EEUU han rebajado sus tipos del 1,5% al 1%, y Japón del 0,5% al 0,3% con tendencia a dejarlo en el 0%, solo Europa mantiene la política acertadisima y contundente de matar al enfermo para acabar con la enfermedad.

Señor Trichet, la compra del piso absorbe ya casi la mitad del salario, por supuesto del que no se ha quedado en paro, y como siempre las medidas de corrección vienen del otro lado del Atlántico, será para purgar sus culpas, pero el J.P. Morgan aplaza el cobro de las hipotecas, medida que afectara a más de 400.000 familias americanas.

Que hace falta para que aquí se pongan las pilas y las ayudas a las familias y las pequeñas empresas dejen de ser intenciones y se conviertan en realidad, será necesario el canto de la marsellesa o la toma de la Bastilla.

Como sociedad nos falta un sentimiento básico de indignación y solidaridad frente a tanta injusticia e incompetencia.

Anuncios

noviembre 1, 2008 Posted by | Montañas, Politica, Ripollet, Sisifo | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Manos a la obra (I)

pongo Las dificultades en nuestra economía parece que están presentes, a pesar de la negación de quien tiene y tenia la mayor parte de las herramientas para evitar los efectos mas perniciosos, los consejeros autonómicos y el ministro de economía, ninguno de ellos se ha ido a su casa, no han sabido ver la formación de la crisis artificial y ahora pretenden ponerse al frente para solucionarla. Menos mal que la mano invisible de Adam Smith funciona en los momentos mas necesarios.

Los efectos perniciosos de la globalización, sin duda, están afectando a nuestra economía, la falta de liquidez causada por la caída del mercado financiero americano esta en el origen, pero no es la puntilla de nuestra situación.

La dejadez y la permisividad en un sector estratégico por su peso en el PIB como la promoción inmobiliaria y su influencia en el resto de sectores ha sido bochornosa, el sector ha dado mucho dinero y han sido muchos los que han llenado bolsas de basura, unos de forma chulesca y la mayoría en silencio y con guantes blancos.

Normalmente la industria, y la promoción inmobiliaria es industria de transformación, se rige por unas reglas muy claras y nada confusas, en base a unas materias primas, un proceso de producción y la mano de obra y capital necesarios, se diseña y produce un bien, en este caso un bien necesario, con unos costes muy calculados y conocidos, si al coste de producción le aplicamos un margen de beneficio razonable, obtenemos un precio de venta que ha de ser aceptado y asumible por el mercado. Fácil, así se fabrican los coches y muchos productos que encontramos en el mercado. Ningún fabricante de coches piensa en subir cada semana los precios en función de como tire la demanda y en función de los tipos de interés, que han hecho que la elasticidad de los precios inmobiliarios llegase a cotas impensables y que los agentes de este mercado han llegado a romper.

Un sector primario con fuerte demanda se ha convertido en un mercado de lujo, tener una vivienda se ha convertido en un “capricho carisimo” de igual manera que poseer un diamante.

Los ajustes de esta crisis se han de producir por la deflación del sector y por la bajada de tipos de interés, es necesaria una revisión de la política monetaria, no se puede controlar la inflación con la subida de tipos, de hecho no se controla, son medidas que algún economista con ganas de Nobel debería de revisar en pleno siglo XXI, el mundo globalizado no se rige solamente por los mecanismos Keynesianos, ni las teorías de Milton Friedman.

El sector debe volver a la normalidad controlando el proceso en su origen, el suelo, causa además de la generación de todo el dinero no declarado cuyo efecto multiplicador se traslada al usuario final, alejando a los especuladores, conocidos con el sobrenombre de inversores y tomándose más en serio la labor de dar fe a la compra.

abril 24, 2008 Posted by | Montañas, Piedras, Politica, Realidad, Ripollet | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario