El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

El peligro de quedarse quieto

peligro Cuando la élite social y política hablan de la situación económica, lo hacen desde una perspectiva muy intelectual y muy cómoda, son análisis eclepticos y chovinistas, propios del té con pastas o de las reuniones del Tupperware. La situación es más difícil y complicada de lo que en apariencia nos pretenden mostrar, y tiene grandes raíces endémicas difíciles de erradicar, que parten de la clase política y se instalan en la sociedad civil, poco esfuerzo y compromiso a cambio de mucho dinero y poder.  Filosofías y resultados que poco tienen que aportar en las posibles soluciones a la economía real, que lo que mas necesita son respuestas comprometidas y decisiones audaces.

Los tiempos cambian y cada momento tiene unas características que lo hacen totalmente diferente a otro, comparar la crisis del 28 con la actual crisis financiera es totalmente anecdótico y resulta anacrónico, ni siquiera con las mas cercanas de los 90 también del ladrillo.  No tienen mucho en común, quizás el único elemento conductor de todas ellas sea su insistencia en machacar a las clases más humildes.

La situación actual no se tenia que haber dado, resultaba imposible hace unos meses, de hecho, la situación sigue siendo extraña, aún no tenemos asumido lo que ha pasado y lo que se puede avecinar si no hay nadie que se ponga las pilas y se las ponga a la economía.  Personalmente nunca pensé que una crisis como la actual fuera posible, no había nada, salvo los precios de la energía y los inmobiliarios, que formasen nubarrones, nubarrones fáciles de despejar con medidas de choque oportunas, que no se han realizado y que posiblemente no se lleven a cabo, y mira por donde, estalla la avaricia acumulada de los bancos y nos arrojan al abismo de la incertidumbre empapados del bouquet de sus vómitos, con el beneplácito y complacencia de la clase política, la acomodada.

Me preocupa la mezcla de algunos elementos propios de la situación actual, con el aditivo de la 00_CursoCrisis2007-08pasividad, no se ciertamente la función de los países emergentes y como saldrán de esta crisis que aún no les afecta, el paro, la superpoblación y la inmigración pueden resultar peligrosos en una sociedad global y de consumo como la actual, supone un agravio comparativo.  Pero lo peor para la economía y parece que nadie quiere verlo es el miedo de los bancos, tal es su pánico y su miedo, que no se fían entre ellos de buenos y honrados que son, y este miedo les hace olvidar cual es su función principal, y tienen congelados los prestamos de inversión y los créditos de financiación del circulante, el papel habitual en el trafico entre empresas no sirve de nada y hay que guardarlo en el cajón hasta el día del vencimiento provocando una cascada de compromisos fallidos que acabara agravando la situación por su efecto boomerang sobre el sistema financiero.

Quedarse quieto es hacerse el loco y reconocer la falta de recursos, la pasividad y los discursos no arreglaran la situación difícil de las muchas familias expulsadas del tren del consumo.

Anuncios

octubre 23, 2008 Posted by | Montañas, Piedras, Politica, Realidad, Sisifo | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

así vamos a ningún sitio

a-donde-quieres-ir Hace unos años o meses eran los estatutos y las diferentes versiones del nacionalismo lo que de forma incauta acaparaba la atención de todos aquellos que se dejan seducir por las agendas de los políticos y los titulares de los periódicos, las tensiones del mercado inmobiliario se obviaban e incluso  se ridiculizaba por parte de alguna atrevida ministra que proponía como solución pisos contenedor de 40 metros cuadrados, luego llegaron las elecciones y los problemas se negaron, han pasado cien días y han llegado los congresos de los partidos con grandes propuestas anacrónicas, pero los problemas se siguen obviando y los comentarios desde el ministro responsable hasta el experto consagrado son de una obviedad tal, que parecen tomaduras de pelo.

Ahora el presidente del gobierno se va a reunir con la nata y la crema de la economía: empresarios, profesores y algún experto analista para recabar información de la situación económica real.

  • REALIDAD PRIMERA: Las entidades financieras están temblando, aterrorizadas de lo que se le puede venir encima y en su política conservadora lo único que están provocando es una vuelta de tuerca extremadamente peligrosa con consecuencias inversas al objetivo: reducir la morosidad y evitar una cascada imparable de insolvencias.   SOLUCION PRIMERA: Confianza y temple, la misma confianza y el mismo temple que han tenido cuando estaban llenando las carretas de oro.  Faltan quizás algunas palabras del ministro diferentes al “salvese quien pueda”.
  • REALIDAD SEGUNDA: Se han de vender pisos y se ha de activar el sector de la construcción, pero para ello hay que comenzar a comer sapos, cada uno los suyos, los promotores recociendo su avaricia y bajando precios, el gobierno controlando el dinero negro en el origen: la venta del suelo, y articulando medidas para evitar la especulación de un sector básico que ha de regirse por las leyes económicas de producción como un sector más.
  • REALIDAD TERCERA: Despedir inmediatamente al gobernador del banco europeo y dejar que los tipos de interés se estipulen por los condicionantes del mercado global o buscar nuevas formulas.  Hay que bajar los tipos de interés, YA. La subida de los tipos ahoga a las economías mas endeudadas y a las pequeñas empresas, pero no evita la subida de precios.  A LA VISTA ESTA. Los resultados son una transferencia de nuestro bienestar y desarrollo a las economías emergentes.
  • REALIDAD CUARTA: Vamos a centrarnos en las cosas que hacen país y ayudan  al desarrollo y evitemos discusiones y debates estúpidos puestos de actualidad y en candelero por y para incompetentes.

julio 21, 2008 Posted by | Montañas, Piedras, Politica, Realidad, Ripollet | , , , , , , , | Deja un comentario