El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

Caprichos del corazón

caprichoCuantas cosas nos pasan cada día a las que no prestamos atención, cuantas personas se acercan y se alejan, cuantas situaciones que al final del día ni tan siquiera consideramos, no forman parte de nosotros ni de nuestra historia, nacen y mueren en el mismo momento que suceden.

Sin embargo, alguna vez sucede, algo se agita en nuestro interior, con mayor o menor intensidad, nuestro corazón se retuerce de emoción, coquetea y nos ahoga con un nudo en la garganta, y cuando podemos conseguir algo de aire, notamos como nuestro pensamiento se llena de pompas de jabón que van explotando produciendo un extraño cosquilleo que nos libera por unos instantes de la realidad, nos aleja y aísla de todo lo que se encuentra a nuestro alrededor.

Son los caprichos del corazón, el corazón donde se alojan los sentimientos, y cuando esto sucede nada puede detener al poderoso musculo, su fuerza se impone y se traslada a cada poro de nuestro cuerpo, inmovilizándolo, alelándolo y, liberando al mismo tiempo nuestra imaginación, nuestra capacidad de ser lo que queramos, cuando y donde nos apetezca.

Son las fuerzas del deseo, salidas del amor o el amor generando deseo, lo mismo da, la orgia de la felicidad comienza, ha comenzado, y no queremos que encuentre su fin, de hecho no lo buscamos, que no venga. Que dure.

Pero cuando desde lo profundo de nuestro paladar surja un hilo de sabor amargo, sabremos, que el corazón se ha roto de tanto retorcerse, lo que era capricho se torna dolor y la vuelta a la realidad se realiza por escarpados acantilados, con hirientes aristas como asidero.

Estamos todos expuestos. Son los caprichos del corazón.

Anuncios

abril 18, 2011 Posted by | Aires, Sueños | , , , , | Deja un comentario

¿Que prohibimos hoy?

prohibido.jpgCuando el diablo se aburre, con el rabo caza moscas. Eso mismo sucede en muchos despachos con moqueta y coche oficial en la puerta. Es tanto el aburrimiento y la escasez de ideas que cada mañana cuando llegan al despacho convocan a sus colaboradores para que le adulen el oído y preguntar lo mismo: ¿Que vamos a prohibir hoy?.
En mi opinión, asistimos a un exceso de prohibiciones y reglamentación, es mi opinión y también mi gusto, no me gusta que me prohíban tanto, en la mayoría de los casos por no decir en todos, mi educación y mi sentido común, y mi responsabilidad, y mi edad, y mi…, me lo prohíben por naturaleza y creo que todas las personas educadas y sociables se deben sentir cargadas con tanta prohibición y con tanto reglamento.
Hay otras y otros que necesitan de estas prohibiciones y estas pautas de comportamiento para no sentirse perdidos. No es mi caso. Con cada norma, con cada reglamento, con cada carné por puntos, con cada ITV, con cada aquí no fumes, multa al mendigo, señales de prohibido a más de 20, y un largo etcétera.
Hay tantas leyes para todo que a veces es imposible operar y lo que la ley pretendía se convierte en inalcanzable por la colisión de intereses a veces con la realidad y otras con las propias leyes.

noviembre 9, 2007 Posted by | Montañas | , , , , , | Deja un comentario