El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

Políticas de escala 1:1.000.000

politica escalaCada vez somos más ciudadanos, no por derecho, me refiero en cantidad, y por norma determinista somos culpables de serlo y así lo entienden los productores de normas y los legisladores.  Culpables del todo, y por tanto eso los capacita a gobernar con políticas de escala.

Si un ciudadano o elemento social ocasiona un dislate o produce molestias, bien aisladamente, o bien ocasionalmente, poco importa, puesto que ya es razón suficiente para normalizar o prohibir para un millón, es decir para la mayoría de la sociedad.

Un paisano me comentaba que solicito al ayuntamiento un revienta coches, creo que cínicamente las llaman bandas reductoras, son esos hierros de la marca 3M (los pagaran a precio de oro) que colocan en las calles para escarnio de los conductores, de todos los conductores.  Mi paisano me reconoció que en realidad era un coche y no todos los días el que ocasiono la solicitud y que cuando colocaron las defensas metálicas se desvió por otra calle.

Estas políticas de escala se dan muy frecuentemente y en todos los ámbitos, es fácil prohibir y gestionar los problemas a cañonazos, cada vez resulta más difícil moverse por las arenas movedizas de tanto decreto y cada vez se opta por castigar a todos en lugar de identificar y castigar al culpable.

Anuncios

abril 15, 2008 Posted by | Montañas, Piedras, Politica, Realidad, Ripollet | , , , , , , , , | Deja un comentario

El niño de los ojos tristes

fotopor Vivimos en una sociedad civilizada y democrática, adulamos la riqueza y el éxito, nos gusta la cercanía al poder político y económico, protegemos a nuestras familias y por encima de todo esta la seguridad de nuestros hijos y para ello la paz es el entorno menos hostil y mas adecuado.

Todo ello es bonito, sensato y egoistamente humano, apelando al animal que llevamos dentro es ley de supervivencia y por tanto se puede justificar.  Primero nosotros, luego nosotros y por ultimo nosotros.  El equilibrio no existe, el platillo de la balanza siempre ha de estar de nuestra parte.

La sociedad en la que trajinamos, nuestro primer mundo, esta basado en la depredación salvaje, pero eso si, hipócritamente civilizada, el consumo caníbal, el despilfarro descuidado, la agresión individual y colectiva a la naturaleza, la sordera ante los gritos y la ceguera en nuestras miradas, todo, absolutamente todo, esta justificado y perdonado, y para que no caigamos en la tentación de sentirnos culpables o culpabilizar a nuestros gobiernos, inventamos algunas mentiras y nos refugiamos en el engaño colectivo.  Donamos el 0,7, apadrinamos, incluso los más osados se afilian a alguna ONG.  Pero el Sol sigue sin brillar en esos ojos infantiles, tan infantiles como los de nuestros hijos.

Quizás sea utópico reivindicar nada que no sea el desarrollo de nuestras economías, quizás sea cierto aquello de que para que nosotros vivamos bien han de existir mundos de tercera, quizás sea mentira que donde comen dos comen tres, quizás sea verdad lo de nuestros abuelos cuando decían que el mundo no lo cambia nadie y siempre será lo mismo.  QUIZAS.

Quizás sea por lo imposible o por la impotencia por lo que nuestro planeta también llora, como ese niño de los ojos tristes, desolado por la brutalidad despiadada de los hombres y sus sociedades.

marzo 14, 2008 Posted by | Aires, Montañas, Piedras, Politica, Realidad | , , , , , , | Deja un comentario

Vasos comunicantes

vasos.jpgLa sociedad actual gracias al avance tecnológico y a la globalización ha hecho suya la propiedad de los vasos comunicantes lo que hace de cualquier acontecimiento, ventaja social o avance tecnológico se conozca y propague en todos los estratos sociales de forma inmediata, el mercado y la globalización se encarga de que todos podamos obtener e igualarnos, a pesar de las fuerzas en sentido contrario que surgen en defensa de privilegios y estatus fuertemente establecidos y esto se produce en ámbitos territoriales y sociales concretos y extensos.

El vehículo como elemento de transporte, de una forma u otra, esta al alcance de todos, lo que diferencia el estatus individual es cuanto te has gastado por disfrutar de la misma utilidad, pero luego hay elementos que vuelven a igualar, como son los atascos en las ciudades, que lo sufren todos los vehiculos sin consideración de status ya que no disponen de un carril individual, otra factor que iguala son las normas comunes.

A nivel transnacional lo mismo sucede con el fenómeno de la inmigración, es un fenómeno con una solución difícil, los vasos comunicantes hacen su trabajo, y cuando surge una necesidad siempre hay “emprendedores” que de ello hacen su negocio ya sea legal o ilegal, y mientras los políticos se dedican a hacer política el fenómeno se agudiza y las soluciones se retrasan.

Actuar en el origen es quizás la solución más efectiva y real, potenciar el desarrollo de estos países tanto económico como formativo generaría la suficiente riqueza para no necesitar abandonar el país, siempre y cuando las rigideces geográficas lo permiten.

Pero el desarrollo de los países no capitalistas tiene una consecuencia también real y que afecta a la escasez de los recursos naturales.

El desarrollo en el sentido capitalista del termino significa pura y duramente consumo y consumo, el consumo es el motor del capitalismo, por tanto cuando un país como china se sube al carro del capitalismo y sus calles se inundan de coches y sus campos se urbanizan, aumenta la demanda de petróleo, la del cobre…etc. y los mercados de materias primas son escasos y son lo que son y acusan inmediatamente el tirón, las consecuencias son subidas considerables que al final repercuten en los bolsillos y en las economías más maduras, produciendo un efecto boomerang en cuanto a los beneficios y los efectos perniciosos, esto sin añadir el efecto global del calentamiento del planeta.
El desarrollo de las economías ha de ser equilibrado de forma racional, de otro modo la propiedad de los vasos comunicantes se impondrá de forma dramática.

octubre 9, 2007 Posted by | Piedras | , , , , , | Deja un comentario