El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

La traición

judas.jpgDe todos los conceptos deleznables surgidos de la inteligencia y el comportamiento del ser humano, existe uno que me produce verdadera repugnancia: la traición.
La traición no siempre es la misma, siendo repugnante en todos los casos, tiene grados y ciertos atenuantes, tenemos la traición por cobardía, por sobrevivir, por chantaje.., traiciones en contraposición de algo importante y como se observa es una elección entre vida o muerte, vida es igual a traición, por lo tanto es difícil criticar dicho comportamiento lastimero, no todos los seres son valientes o héroes, ni tienen por que serlo.
Pero la traición repugnante y en mayúsculas es la que se hace por mero capricho, por carácter, por egoísmo, por subir un peldaño en tu status, porque piensas que serás reconocido socialmente, por dinero, por fama, por una poltrona, en definitiva por que de persona solo se tiene el aspecto exterior, pero por dentro se es pura carroña, desperdicio humano y algo que la humanidad repudia por lo que de asqueroso tiene ese tipo de traición y por los males que históricamente ha deparado.
Lo curioso es que quien actúa de esta manera tiene un aspecto formal y hasta puede resultar simpático socialmente en su estado de letargo, mientras prepara la siguiente, son seres que se desenvuelven en la sociedad con normalidad y suelen pasar desapercibidos, en la mayoría de los casos tienen inteligencia y son listos, suelen ocupar puestos de relevancia en las empresas y en la política y tienen un estigma que los delata siempre, les importa un bledo los demás, nunca se mojan ni se comprometen si no sacan provecho.
Seguramente cada unos de nosotros tenemos identificado como mínimo a uno de estos bichos repugnantes. En la historia se encuentran por miles.
Un consejo: procurad alejaros de sus cantos seductores.

Anuncios

diciembre 9, 2007 Posted by | Aires, Montañas, Ripollet | , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Al perro flaco todo le son pulgas

perroflaco.jpgEl otro día un amigo me comentaba, después de varios días sin vernos que había sufrido una inspección de Hacienda y la Seguridad Social, en total cuatro fornidos inspectores se personaron en su magnifica y opulenta oficina -su propia casa de 70 metros cuadrados- y empezaron a estudiar papeles y más papeles en busca del tesoro escondido, al mismo tiempo en la cocina, su señora preparaba una tortilla de patatas.
Tras mucho indagar, inteligentemente como cabe esperar, descubrieron el arca, pero, lamentablemente no había tesoro; en su lugar, como en la gran mayoría de nuestras arcas: una hipoteca.
Mi amigo la tenía reescrita con una última ampliación para hacer frente a los pagos de su empresa, quizás en un acto heroico por no dejar caer el único asidero de subsistencia que le queda.
Me contaba que los inspectores decepcionados, no sabe bien si por el fracaso o por un sentimiento de culpa, le decían que porqué mantenía una empresa deficitaria. Grandiosa pregunta.
Yo me hago otra: ¿Realmente Hacienda no sabe donde esta el dinero que le falta?
Me acuerdo de la película
LOS INTOCABLES en la escena en que el viejo policía le dice a Ness que todo el mundo sabe donde están las destilerías o los almacenes de licor pero que nadie se atreve a romper esa puerta.
CHACHI, para eso esta la de 300 euros de mi amigo, además él es buen chaval.

diciembre 8, 2007 Posted by | Realidad | , , , , , , , , , | Deja un comentario