El mito de Sísifo

Blog de Celedonio Sepúlveda

El agua hay que pagarla

Factura del agua Las cosas no cambian, como siempre, cuando hay un problema lo primero es mirar a otro lado y casi siempre es donde están los ciudadanos y consumidores, “LOS CULPABLES”, ahora con la GUERRA INSOLIDARIA DEL AGUA, sucede lo mismo, ya surgen las voces de que el agua hay que pagarla. ¿Aun más? ¿Habrá que hipotecarse hasta las cejas como ha sucedido con la vivienda?

¿Tenemos la culpa los consumidores? En la imagen hay una muestra obvia de que el agua se paga y cara, incluso sin consumirla.

Algún día tendremos que ser serios en el planteamiento de los problemas y acometer sus soluciones con valentia, el agua se paga y se paga cara, por supuesto que como sucede con otros bienes básicos, el valor de uso es infinitamente superior a su precio, todo lo contrario que sucede con un diamante cuyo precio es infinitamente superior a su valor de uso.

Recuerdo en los años de niñez, en el pueblo, donde no existían canalizaciones de agua corriente (de boca) como se organizaban nuestros padres, tenían dos clases de agua, la que contenía el cántaro apta para beber, y la que se sacaba del pozo (mas dura) y de la lluvia apta para lavar la ropa y otros usos sanitarios, un cántaro en los años 60 costaba una peseta, que se pagaba al aguador, un señor que con una cuba sacaba agua de un pozo de agua potable o menos dura y la vendía casa por casa, supongo que ahora este señor será accionista de Agbar.

Subir el agua de precio no es solución al problema de su escasez, nunca lo es para un bien VITAL Y BASICO, el precio es una barrera antisocial y errónea, ya que su consumo estaría dirigido a las personas con mayor poder adquisitivo, los hijos de los menos afortunados (de fortuna) tendrían menos necesidades de lavarse que los más ricos, el rico se lavaría en piscina y el pobre en palancana.

Por tanto sobran comentarios con soluciones de precio, dadas desde un cómodo sillón en una tertulia o desde la seguridad de saberse en un buen punto de partida para superar los finales de mes.

Anuncios

abril 11, 2008 Posted by | Montañas, Piedras, Politica, Realidad, Ripollet | , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Inversión o especulación?

inmob.jpgHemos llegado al fin, y ello a pesar de las múltiples advertencias y un sin fin de indicadores que lo presagiaban, la burbuja inmobiliaria ha pinchado, de los indicadores, el mas importante no parte de estudios ni estadísticas de esos que los lobbys del sector encargan a precios desorbitados y emplean a forma de santo santorun en conferencias y ruedas de prensa, no, el indicador más fiable en estos casos es el sentido común y la razón, la realidad que muerde de forma fría y contundente a todos los ciudadanos que por necesidad han tenido que ir al mercado inmobiliario.
Dejar claro antes de comenzar la importancia del concepto y su utilización, dirigido y utilizado, el concepto es un arma de manipulación tremendamente efectivo, y confunde cuando se mezclan de forma erronea en mercados de primera necesidad como el de la vivienda, una necesidad que viene reconocida en nuestra constitución y que de hecho tiene un Ministerio cuyas funciones son un misterio. Los conceptos son importantes y delimitan perfectamente el tema, en el sector de la vivienda solo hay dos agentes inversores, el promotor, como empresario que corre un riesgo, y el comprador final, pero solo el comprador que le dará el uso que tiene: el de vivienda. Al comprador de viviendas para alquiler lo dejaremos de momento en el limbo. Hay otro tipo de compradores que son puramente especuladores en un mercado de primera necesidad, alguien se imagina tolerable especular con el agua o el aire, o la educación, se imaginan especular con la sanidad, del mismo modo me resulta inaceptable especular con la vivienda y llamarlo con el beneplácito de todos inversión. Confundir los términos es confundir la esencia del problema.
Otro error es intentar calar el mensaje de que hay crisis, nada más erróneo, y menos en el sector de la vivienda, cuya necesidad no ha mermado sino que crece, la necesidad de vivienda es acuciante. Lo que el mercado ha determinado que debe llegar a su fin son los precios, al menos la escalada aberrante a la que nos tenia acostumbrados, los especuladores y los empresarios de dinero fácil han tensado tanto la cuerda -con el beneplácito de las administraciones- que la cuerda se ha roto.
La situación por tanto es una oferta a unos precios desorbitados y unos compradores que no pueden comprar, pero que están ahí, quien ya ha desaparecido es el especulador, ocupado en estos momentos en vender todas las viviendas que retiro del mercado a unos buenos precios y que tras la maduración ha multiplicado por 5 o más.
El mercado en estas situaciones tiene un elemento corrector claro, los precios hay que adaptarlos a los costes, como en cualquier industria, teniendo en cuenta el precio final que el mercado esta dispuesto a pagar. Tratándose de vivienda este proceso hay que hacerlo con exquisitez y respeto al derecho básico que supone disponer de una vivienda. Todo lo demás es puro atraco y desmán, en un sector que como industria es fundamental para cualquier país.

diciembre 12, 2007 Posted by | Montañas, Realidad | , , , | Deja un comentario